Fotografía culinaria dark and moody

compartir este artículo

Fotografía culinaria dark and moody

Todos hemos visto fotografías de estudio de crujientes ensaladas y brillantes tomates con una iluminación perfecta y un diseño cuidado, por ejemplo, en la publicidad o en los envases de alimentos. Sin embargo, desde hace algún tiempo, hay una tendencia nueva y cada vez más popular en la fotografía de alimentos: las fotos son oscuras, con sugestivos acentos de luz e interesantes texturas rústicas, y tienen un aspecto sincero, espontáneo y, aunque atractivo, algo descuidado y sombrío, como si estuvieran hechas cenando con el propietario de una trattoria italiana en una vieja mesa de roble de la trastienda. Este estilo de fotografía se conoce con distintos nombres: dark and moody, mystic light o chiaroscuro, una palabra italiana procedente de la pintura y que significa «claroscuro». En estas fotografías, encontramos un acusado contraste entre la luz y las sombras, como en los cuadros de Caravaggio o Rembrandt, que crea un ambiente intenso y a menudo dramático.

A pesar de su aspecto basto y rústico, estas fotos no suelen ser espontáneas y requieren el uso de estrategias especiales para escoger los accesorios, diseñar el estilismo de la comida, realizar las fotos y editar las imágenes. Este artículo proporciona algunos consejos para ello.

Atrezo, accesorios y fondos

La elección del atrezo, es decir, los accesorios de las fotos, como la vajilla, los paños o los cubiertos, es extremadamente importante en la fotografía mystic light. Puesto que queremos un fondo oscuro que nos permita hacer destacar el plato, debemos escoger accesorios oscuros de colores discretos. Los ojos se suelen dirigir primero hacia la parte más clara de la imagen, que debería ser la comida.

La vajilla, que debe tener un aspecto usado y auténtico, puede ser incluso algo más desgastada de lo que habitualmente consideraríamos apetitoso. Podemos encontrar muchas cosas en mercadillos de objetos usados, en casas de subastas en línea o en la buhardilla de la abuela. Los accesorios también pueden presentar estructuras interesantes, como, por ejemplo, metales algo oxidados, que absorben un poco más de luz, o telas de lino grueso.

Para el fondo, es ideal utilizar madera desgastada, por ejemplo, un viejo tablero encontrado en la basura o la vieja puerta de la casita del jardín. Con algo de habilidad, tinte para madera y un escarpelo, también se puede dar aspecto de antiguo a una placa de madera nueva comprada en una tienda de construcción. También podemos utilizar como fondo una bandeja de horno grande y vieja con algunas manchas de óxido, con la cual conseguiremos un bonito contraste entre su brillo metálico azulado y la comida, que suele tener colores más cálidos.

Estilismo de comida

En la fotografía culinaria dark and moody, no se busca para nada dar un aspecto artificial y estéril a los platos. En lugar de ello, queremos trasmitir que uno podría sentarse con nosotros en la mesa y servirse directamente. Esto es exactamente lo que hacemos con nuestros deliciosos modelos: servirnos. El hecho de que en la mesa haya migas, servilletas arrugadas, cubiertos usados y platos a medio comer da vida a las fotos. Sin embargo, no hay que exagerar, ya que es fácil que la comida deje de resultar apetitosa. El secreto es conseguir un caos controlado.

Equipo y ambientación

Para la fotografía culinaria, suele ser recomendable utilizar un trípode. En condiciones de poca luz, no debemos aumentar la sensibilidad ISO, que puede crear ruido en la imagen, sino aumentar el tiempo de exposición. Con tiempos de exposición muy largos, puede ser útil ayudarnos de un disparador remoto o del temporizador integrado en la cámara para evitar temblores al disparar. Utilizando el enfoque manual, podemos dar nitidez justo donde queremos, un lujo que nos podemos permitir con la comida, ya que esta no se marcha y se mantiene perfectamente quieta, excepto quizás en el caso del helado.

Para la fotografía culinaria, utilizo el objetivo Tamron 90mm F/2.8 Di VC USD MACRO. Proporciona una nitidez espectacular y un bokeh con una suavidad fantástica, a la vez que nos acerca a los platos. Al mismo tiempo, una distancia focal de 90 mm nos permite encuadrarlo todo en la imagen, incluso en el caso de tener un espacio limitado o si sacamos la foto desde arriba. Con una apertura de diafragma de F/2,8, podemos jugar con la profundidad de campo de una forma sugerente y, para una nitidez óptima, recomiendo cerrar entre uno y dos pasos. En el caso de que no podamos utilizar un trípode, podemos utilizar el estabilizador óptico integrado.

Para la ambientación, utilizo dos viejos tableros de madera, elevados con ayuda de una caja de poliestireno extruido hasta la altura de la luz que entra por la izquierda a través de la ventana. Estos no están colocados en ángulo recto, sino algo inclinados, de modo que la luz entre desde detrás y por un lado. Así, la luz atraviesa estructuras como las hojas de lechuga y las hace brillar. Para la fotografía mystic light, retiro las cortinas que suelo utilizar como caja de luz, ya que en este caso la luz entrante sí puede ser algo más intensa. Esto nos lleva a nuestro siguiente punto: la luz.

Luz

La luz es el factor más importante de todos, ya que sin ella no hay fotos. La luz y su manipulación es un elemento clave de la fotografía mystic light. Siempre que puedo, intento utilizar solo luz natural para sacar fotos de comida. En la parte sobre la ambientación, ya he mencionado el ángulo de incidencia óptimo, inclinado y desde detrás, así como el hecho de que es del todo deseable utilizar una luz algo más intensa para la fotografía dark and moody, con contrastes entre la luz y las sombras.

A continuación, hablaré principalmente sobre la manipulación selectiva de la luz con reflectores y absorbedores de luz. En la fotografía culinaria comercial, se intentan evitar las sombras oscuras con la ayuda de reflectores, lo cual no se hace en la fotografía de chiaroscuro. En este caso, las sombras son deseables, por lo que la ambientación clásica que aparece más arriba, con la luz principal desde la izquierda y la luz de relleno de la derecha, no es la mejor.

En comparación con el ejemplo anterior, aquí hemos utilizado exactamente la misma ambientación y posición de cámara, pero hemos sustituido el reflector blanco de la derecha por un absorbedor de luz de gomaespuma negra. Con ello, ganamos inmediatamente en profundidad y ambiente.

A continuación, también podemos colocar otro absorbedor de luz en el lado por donde entra la luz principal, en nuestro caso, a la izquierda. Sin embargo, hay que tener cuidado de no sombrear todo el plato, sino únicamente el fondo. Esto se consigue moviendo el absorbedor de luz hacia delante y hacia atrás y probando hasta que quede perfecto, dado que cada composición es distinta. En el ejemplo anterior, podemos ver como la bandeja y el plato del fondo están en la sombra, mientras que el bagel queda iluminado.

Por otra parte, no es necesario comprar un arsenal de reflectores plegables. Podemos utilizar perfectamente un trozo de poliestireno extruido, gomaespuma o cartón duro pintado de blanco o negro.

A continuación, podemos ver de nuevo las tres variantes en un GIF: con reflector blanco, con absorbedor negro y con dos absorbedores negros:

Edición de las imágenes

Para conseguir el efecto dark and moody deseado, la edición de las imágenes también se hace de una forma distinta a la habitual.

Por regla general, debemos fotografiar siempre en formato RAW, ya que nos permite tener todas las posibilidades durante la edición y sacar el máximo provecho de las imágenes sin perder calidad.

En las fotografías mystic light, subexpongo las imágenes un poco pensando en la edición. Con las fotos RAW, siempre podemos recuperar algún detalle de las zonas oscuras, pero las zonas blancas quemadas o sobreexpuestas no se pueden salvar ni en RAW. Además, para el fondo queremos crear igualmente un ambiente oscuro y sombrío.

En cambio, lo que sí no debería ser oscuro y sombrío es la comida. A menudo se confunde la fotografía mystic light con la subexposición crónica de las imágenes. Pero lo que queremos conseguir es un contraste entre la luz y las sombras y que el plato se vea apetitoso, en lugar de que parezca que, al igual que el plato, lleva 40 años en la buhardilla.

Por ello, prefiero trabajar de forma muy selectiva con el pincel corrector de Lightroom: Se aumenta un poco la exposición y, en caso necesario, también la saturación y la calidez para dar a la comida una «explosión» de luz y color. Esta pintura de luz permite conseguir efectos dramáticos casi surrealistas que sitúan la comida perfectamente en el primer plano.

Otro truco de «mystic light»: Una viñeta oscura casi siempre queda bien. Da más dramatismo y dirige la mirada hacia lo esencial, el plato.

Además, también se puede probar lo siguiente, aunque es algo más laborioso: una división de tonos, es decir, dar un color tirando a azulado frío a las zonas oscuras y un color amarillento cálido a las zonas iluminadas. Así, podemos conseguir un fondo sombrío sin quitar color ni calidez a la comida, a la vez que aumentamos el contraste.

En cualquier caso, como en todo, en la edición de imágenes es mejor no pasarse. La comida debe concordar con su entorno y no parecer que haya caído de un ovni para ir a parar a la mesa de una trattoria italiana.

En resumen, podemos conseguir un bonito efecto de «mystic light» utilizando accesorios rústicos y un estilismo con vida, así como manipulando de forma selectiva la luz y las sombras y editando para aumentar el contraste.

Como en todas las disciplinas creativas, lo importante es que no hay normas. Cada persona tiene ideas distintas y la mayoría de las veces no hay que seguir el mismo camino para llegar al objetivo. Este artículo pretende simplemente proporcionar inspiración para que cada cual experimente y vuelva a redescubrir por sí mismo la fotografía culinaria con el estilo «mystic light». ¡A pasarlo bien!

Sobre el autor: Vera Wohlleben

En su blog Nicest Things, Vera Wohlleben no solo escribe sobre deliciosas recetas y bonitas decoraciones para el hogar. Esta blogger de Heidelberg también ofrece de vez en cuando una vistazo entre bastidores y describe detalladamente cómo logra sus fantásticas fotos. Nuestra lectura recomendada: http://www.nicestthings.com/2014/03/blogging-tips-and-tricks-behind-scenes.html

More about the author:

Artículo similar