La proporción áurea

compartir este artículo

¿Lo sabía?

La proporción áurea

Los pintores, los escultores y, evidentemente, los fotógrafos utilizan la proporción áurea para componer sus imágenes. ¿De qué se trata en realidad?

La proporción áurea es una relación de separación que permite componer una imagen estética. Según esta, la relación entre el segmento pequeño y el segmento grande es la misma que entre el segmento grande y el todo. Suena complicado pero se basa en un principio muy simple. Si encuadramos el motivo principal de modo que las distancias hasta los bordes cumplan la proporción áurea, conseguimos como por arte de magia una imagen especialmente armónica y atractiva para el ojo humano. El principio ya era conocido en la Antigüedad, aunque el término «proporción áurea» surgió en la Edad Moderna.

Colocación no centrada del motivo principal

El uso práctico de la proporción áurea en la fotografía permite lograr fotografías especialmente atractivas. A pesar de ello, muchos fotógrafos no son abiertamente conscientes de ello: a menudo vemos fotografías en las cuales se ha colocado el motivo de forma centrada, lo cual puede parecer lógico teniendo en cuenta el punto de enfoque de la cámara. No obstante, ello provoca que las imágenes tengan un aspecto muy estático y poco interesante.

En lugar de ello, los motivos deben desplazarse ligeramente hacia la izquierda, la derecha, arriba o abajo para cumplir el aspecto estético de la proporción áurea. Su complejo cálculo es claramente un obstáculo para los fotógrafos, por lo que estos prefieren utilizar la denominada «regla de los tercios». En casi todas las cámaras, esta versión simplificada de la proporción áurea viene integrada con una cuadrícula o puede mostrarse en la pantalla, lo cual resulta muy práctico.

Simplificación de la regla de los tercios

Para obedecer a las exigencias de la estética pictórica máxima, el motivo principal siempre debería seguir las líneas de esta cuadrícula. En el caso de los fotógrafos principiantes, se recomienda enfocar primero el motivo de forma centrada y después desplazar el encuadre. Los profesionales de la fotografía digital también pueden corregir las imágenes posteriormente en el ordenador según la proporción áurea o la regla de los tercios.

Artículo similar